SAULT 

Situado a los pies del Mont Ventoux, la montaña más alta de Provenza con sus 1900 metros de altitud, es un pueblo hermoso que por su historia remonta a la época medieval. Esta construido sobre un promontorio rocoso, con vistas a la meseta que lleva su nombre, donde, en verano, el trigo dorado se mescla al azul de la lavanda. A una hora y un cuarto de coche desde Avignon, y una hora y cuarenta y cinco minutos de Aix-en-Provence, es el lugar ideal para comenzar a explorar el Mont Ventoux. En el corazón de paisajes pintorescos, entre los más bellos de Provenza, el pueblo es conocido por la lavanda fina. De hecho, la altura media de las mesetas de piedra caliza que lo rodean, entre los 800 y 1000 metros sobre el nivel del mar, ha favorecido el cultivo de ese tipo de lavanda, que no crece a altitudes mas bajas. Así que entre julio y agosto, conduciendo sobre sus caminos, se van a descubrir los campos de lavanda fina entre embriagantes paisajes de colores y olores, entre los valles y los grandes espacios de las mesetas, tal ves parándose para visitar una granja familiar que produce y destila el "oro azul de Provenza" al rededor del pueblo.